Desde el pasado jueves 11 se puede disfrutar en el bar La Federica (C/ Salvà 3, Barcelona), de lo nuevo de Javier Rubín, artista vasco y residente en Barcelona que mejor retrata la realidad del colectivo LGBT.

“Que baje Instagram y lo vea” de Javier Rubín es un viaje tanto al cielo como a las cloacas de la red social para llevarnos a descubrir las dos caras de una misma moneda. De cómo una plataforma de visibilidad y exposición al mundo se ha terminado convirtiendo tanto en una herramienta de onanismo y vanidad así de como un arma capaz de aumentar nuestra vulnerabilidad y dejarla a merced de los codiciados <3 de los demás.

Pero la expo va más allá y profundiza sobre cómo la red social también ha configurado una nueva forma de socializar dentro del colectivo, cómo percibir las relaciones con los demás y visualizar nuestro mundo. Una influencia, una gran mano que nos toca a todos, y nos pone la venda de la creencia de que nuestra existencia es eterna y viviremos de la apariencia por siempre. Una cara de la realidad tan falsa y tan bien retratada que es real.

Y es así mismo como Rubín describe su muestra:

Además, todas las piezas de la exposición están a la venta a precios más que razonables. Igual con una de sus piezas colgadas en tu cuarto, te pensarás dos veces lo que obtengas de subir esa foto a Instagram.

Puedes seguir a Javier en su Instagram, en su página de Facebook o en su web http://www.jrubingrassa.com/.

¿QUÉ OPINAS?
Compartir