Las mujeres están sometidas constantemente al peso del yugo del prototipo físico de la mujer perfecta, cuerpos estandarizados que presuponen la definición de la belleza, un problema que gracias a la concienciación e intransigencia cada vez más ferviente de la sociedad, poco a poco estamos cambiando. Es iluso pensar que esto no se repite, aunque en un grado muchísimo menor, con los hombres. Y si nos enfocamos en el colectivo gay, la presión por la belleza, juventud, y un cuerpo, es incluso mayor. Espacios dominados por un prototipo físico, representaciones poco o nada realistas en televisión o cine, etc. Es una realidad de la que nos gustaría hablar más adelante porque el tema tiene chicha (¿habéis visto qué bien metido?)

Apostar por lo real, lo auténtico, lo que uno encuentra a pie de calle y que no está sometido a ninguna presión sino que es la más pura expresión de la naturalidad hecha cuerpo. De eso trata el calendario MEAT. 12 hombres de todas las edades, formas y tamaños se han despojado de sus ropas para crear un calendario que anima a todo el colectivo a mandar a tomar por culo el body shamming, a aceptar que lo que no es cuadrado y duro también tiene cabida -faltaría más- dentro de la comunidad, que el espectro de la belleza masculina lo engloba todo. Y todo es todo.

Desde 2010, se lleva lanzando una publicación llamada “Meatzine“, que se autodenomina como “una celebración de lo buenísimos que están los tíos de verdad”, que desafían las maneras que a menudos los hombres gays son representadas a través de la publicidad o la cultura popular. El  calendario Meat de este año, retrata a 12 hombres sin retocar y completamente desnudos (para las fotos de pollas, amigx curiosx, tendrás que comprar el calendario).

Adrian Lourie, fundador y editor de la revista, ha contado al HuffPost en este artículo, que este año ha querido optar por hacer un calendario meat algo diferente, nada de modelos ciclados en poses de cruasán, porque esa clase de materal “no hace nada por mi autoestima”, afirma. Y anima a ir en contra de una imagen predefinida del hombre gay como joven, ,perfecto y con cuerpo “porn-ready” (no conocíamos esa expresión y estamos livin con ella).

No va en broma ni es un problema que se deba desdeñar, en enero, una encuesta hecha a 5.000 hombres gays encontró que el 49% de ellos se encontraban “infelices” respecto a sus cuerpos, y otro 10% declaró sentirse “muy infelices”.

“Estos son hombres comunes que tienen sus propios problemas, y ligues, como cualquiera de nosotros”.

Algunos de los modelos han  dicho que posar para el calendario ya les ha ayudado a  aceptarse a sí mismos, a ser más indulgentes. A pesar de que posar desnudo “no fue una decisión fácil”,  Fernando, el chico de la portada del calendario, ha dicho que está absolutamente orgulloso de él mismo por hacerlo.

“A pesar de que jamás sería escogido por la forma de mi cuerpo, quería probarme a mí mismo que puedes tener pelo, tener barriga y ser igualmente sexy”. (Que hombres como el de la foto digan cosas así nos causa un poco de derrame cerebral, a ver si esto nos ayuda a ver hasta qué punto está enraizado el problema del cuerpo y la belleza dentro del colectivo)

Warren, otro de los modelos del calendario comentaba:

meat calendar calendario 2018 body shaming gay

“La confianza es sexy, así que aduéñate de ella y así que muéstrate orgulloso de tí mismo”.

Aunque la intención es buena y ha algo de diversidad en la foto, particularmente nos parece que los modelos representados en el calendario no muestran todo el abanico de personas y cuerpos que hay dentro de la comunidad, no vemos ningún hombres transexual, ni discapacitado, ni gordo, quizá para el año 2019 se atrevan a ir más allá y mostrar todos los cuerpos que un gay pueda adoptar.
¿QUÉ OPINAS?
Compartir