Te pongo en situación. Las Palmas de Gran Canaria (de donde es un servidor), Febrero de este mismo año. Gala Drag Queen, la más seguida y con más aficionados de todos los carnavales. Un espectáculo para el que los drag queens se preparan todo el año, confeccionando los trajes, perfeccionando la coreografía y aprendiendo a bailar sobre unas plataformas que jamás verás ni en RuPaul’s Drag Race.  Es el turno del drag Sethlas y las mandíbulas se nos cayeron a todos con el pedazo de número que se marcó. LITERAL. Borja Castillo (nombre real) decidió salir vestido de la Virgen y de Cristo Crucificado con un número espectacular.

En Canarias una gran parte de la población es cristiana, pero como puedes ver en el video, la respuesta del público fue abrumadora. Nadie se esperaba que una actuación tan trabajada bajo el paraguas de la religión pudiera ser tan… espectacular. Nadie se ofendió en el recinto y mucho menos hubo abucheos. Porque el carnaval de Gran Canaria es sobre apertura, sobre el humor, las odas y los homenajes. Y porque por encima de todo, el drag es un arte que cuanto más polémico y transgresor, mejor cumple su cometido. Sethlas resultó ganador de la gala drag queen de Las Palmas de Gran Canaria.

drag sethlas queen causa archivada las palmas de gran canaria

Hasta que topamos -una vez más- con la bendita religión. Apenas 24h más tarde, el gobierno del PP decidió eliminar la actuación ganadora de la página de RTVE y la Asociación de Abogados Cristianos -ugh- interpuso una querella contra Borja Castillo (drag Sethlas) por considerar que su actuación constituía una ofensa y delito de odio contra la religión.

El propio Borja Casillas, confirmó ayer que la juez encargada del caso ha decidido sobreseerlo, al no apreciar en su número contenidos que puedan ser constitutivos de un delito de odio o de un delito de ofensa a los sentimientos religiosos. El caso ya había sido examinado en los días siguientes al carnaval por la Fiscalía de Las Palmas, ante las quejas que recibió del Obispado de la provincia y de diversos colectivos que se habían sentido heridos por el uso que Sethlas había hecho de imágenes que representan a figuras sagradas para los creyentes.

El Ministerio Público entendió entonces que el espectáculo constituía una crítica «ácida» hecha en un contexto de carnaval y que no podía atribuirse a su protagonista un «ánimo de ofender».

Borja Casillas ha señalado que «en ningún caso» quiso ofender ni reirse de nadie, sino provocar e impactar al público de una gala de carnaval que siempre se ha caracterizado por su transgresión.

Estamos contentos de poder ver cómo el sentido común se ha impuesto ante el fanatismo religioso y la libertad de expresión ha prevalecido, confiando en que en ediciones futuras el coraje y el valor de las actuaciones presentadas al carnaval de Gran Canaria siga intacto.

drag sethlas las palmas gran canaria drag queen archivan causa denuncia

¿QUÉ OPINAS?