Ignorando el mundo de la droga y la prostitución, el porno es quizá la industria más controvertida de todas. Los escándalos detrás -y delante- de las cámaras de la pornografía nunca han dejado de renovarse, y aún así hoy en día está viviendo su mejor momento por los esfuerzos por la inclusión, diversidad y tolerancia. El porno rodado por y para mujeres está en auge y la variedad que encontramos a través de los mil portales web han hecho que cualquiera que sea tu fetiche, puedas ponerte las botas en internet. Y más con la GayVN.

Este último fin de semana, la GayVn, y la AVN -la empresa más grande de porno gay existente-, anunciaba los nominados para los GayVB, coloquialmente conocidos como los “Óscars del porno gay”. La gala es un auténtico evento social y supone un alto reconocimiento dentro de la industria. Tanto, que ha sido presentada por celebridades como Kathy Griffin, Janice Dicknson o Alec Mapa.

Sin embargo, y desde hace unos años ya, todos los premios y galardones del porno han sido criticados y rechazados por la falta de diversidad tanto en los ganadores como en los nominados, por lo que han sido muchas empresas las que han decidido ponerle remedio y tratar de ser más inclusivos. Personalmente no me cabe en la cabeza cómo puede haber falta de diversidad en una industria tan diversa como el porno, porque precisamente en el anonimato del buscador de internet uno se permite saciar sus fetiches, sea cual sea, pero oye, se ve que la supremacía blanca llega a todos los rincones.

La forma de atacar esta falta de diversidad de la GayVN ha sido mediante la inclusión de una nueva categoría en sus premios: mejor escena étnica.

Crear una categoría completamente apartada del resto de candidatos para que las personas de color compitan entre sí. Parece sacado de Hairspray, cuando los blancos tenían su programa de baile 29 días del mes y solo 1 era reservado para que los negros bailaran. El “Negro Day”.

Hay que considerar lo preocupante que resulta hasta el hecho de que la GayVN considere “étnico” como toda aquella raza que no es blanca, como si ésta misma no fuese una propia etnia. Para colmo, este año no hay ningún hombre de color nominado en las categorías de mejor actor o mejor actor de reparto. Sumémosle a esto que de 15 nominados para “artista intérprete del año”, sólo dos de ellos son personas de color. Como Sean Zevran, muchos de los nominados a esta categoría han rechazado la nominación.

Es de traca. La excusa de los estudios de pornografía se escudan en esta falta de diversidad y de hombres de color es que la gente no mira porno con actores negros, pero si echamos un vistazo a las categorías más vistas de portales porno como PornHub descubrimos que la categoría “negro” es la más visitada del sitio el año pasado, seguida de “pollas grandes negras“. Así que escudarse en la falta de interés del público por ver personas de color follar, es sencillamente falsa.

Ignorar la discriminación y el racismo porque no te resulta rentable, te hace cómplice del mismo. Si solo te interesa luchar contra esta discriminación cuando te va a beneficiar económicamente, no te cuelgues la medalla de defensor y guardián de la diversidad y la inclusión, porque no luchas por la igualdad, luchas por el dinero.

–ACTUALIZACIÓN–

Después de las críticas recibidas, de la decenas de actores porno quejándose por redes sociales y subiendo vídeos denunciando la categoría, la AVN ha informado de la suspensión de la misma, porque “nunca tuvimos la intención de restringir a los artistas, intérpretes o ejecutantes de cualquier origen étnico no europeo a competir por completo en CUALQUIER otra categoría, y hemos hecho lo mejor que pudimos este año para ser inclusivos en todas las categorías, pero sabemos que podemos y debemos hacerlo mejor.”

👎🏻 AVN Awards

¿QUÉ OPINAS?