Si me conoces sabes que soy más bien de conversación limitada. O, mejor dicho, que solo me interesan genuinamente muy pocas cosas. Yo prefiero decir que soy de interés selectivo. Una de esas pasiones que me vuelven loco hasta el nivel de tener que considerar pasarme por el psicólogo porque el fenómeno fan me puede, me supera, me lleva al límite de la cordura y el raciocinio, es RuPaul’s Drag Race. Tras anunciarse que 8 reinas de diferentes temporadas pasarían por España con su Werq The World Tour, ya estaba refrescando la página de Locamente para tener la mía (meet & great, ¿hacía falta decirlo?). Sold out en sus tres fechas en España, no digo más.

Así que ahí nos tienes plantados desde las 5 haciendo cola rodeados de toda la muchedumbre fandom listos para conocer a Kim Chi, Detox, Valentina, Latrice Royale, Bob the Drag Queen, Shangela, Milk y Farrah Moan, aunque en un principio se comentó que traerían a Alyssa Edwards y estaría presentado por Michelle Visage *ejem*.

Si hay algo que tenemos que reconocer a RuPaul’s Drag Race es que ha sido capaz de levantar de la nada un género por el que nadie dio un céntimo hace unos años para crear todo un fenómeno a nivel mundial capaz de hacer que ayer, en Razz, reinara un sentimiento de comunidad unida, dispuesta a pasárselo bien y a disfrutar de las mismas bromas internas del programa y ayudarnos a vivir la fantasía durante todo el espectáculo. Y vaya si vivimos la fantasía. Y vaya si Razz se rompió anoche. Así que como me conozco y este post lo podría alargar hasta que no quieras volver a visitarnos, voy a dejarte los que para mi fueron los 5 mejores momentos de la noche.

  1. Latrice Royale recordándonos a todos que si ella pudo, tu puedes.
    Vamos a ver una cosa. Yo me esperaba que Latrice Royale viniera a cantarnos una Aretha Franklin, un Etta James, o incluso una Paquita la del Barrio si me apuras… no a Missy Elliot con unos bajos que de haber tenido marcapasos no estaría aquí escribiendo esto. Latrice volvió a traer a escena su paso por la cárcel recordándonos que está celebrando que hacía 10 años, había salido de la cárcel. Y con un discurso de esos que te llegan porque sabes que son reales, nos recordó que todos estamos listos para cambiar el rumbo de nuestras vidas si es lo que queremos. Grande. Figurada y literalmente.

  2. Bob The Drag Queen como presentador.
    Vale que yo quería a Kim Chi como ganadora de la season 8. Porque si tiene que ganar en alguna edición una reina del make up esa tenía que ser Kim Chi y-punto-en-boca-caso-cerrado-se-levanta-la-sesión-cierra-el popper-y-vete. Y no hay más que hablar. Pero Bob ayer demostró por qué se llevó a casa la corona siendo un presentador a la altura, manteniendo intacto el humor de su season y siendo humildemente encantador. A punto, arrollador cantando y bailando su «Purse First» y con zascas a las otras reinas (¡Oh! ¡Eras tú! Sabía que Thorgy Thor tenía un fan y resulta que estaba en Barcelona, se va a poner super contenta cuando se lo diga«) y a los de seguridad («estos de seguridad probablemente hayan visto el cartel y se piensen que soy la jodida Latrice Royale <3). Bob beibi, you slayed.

bob the drag queen barcelona3. Shangela dejando claro por qué ha vuelto al AllStars 3.
Vale que Shangela lleva más temporadas en RuPaul que Santino Rice. Vale que no rechazo del todo la teoría de que RuPaul es su sugar daddy. Pero entre la fantasía que entregó ayer, las coreografías potentísimas y clavadas su puesto en el All Stars 3 está más que justificado.

4. Detox dejándonos a todos con la boca abierta (y a cuatro patas)
No cabía en mi cabeza que Detox decepcionara y evidentemente, no lo hizo.Vestimenta: YAS.
Coreografía: SUPER YAS
Actitud: MEGA YAS
Culo: On point.
Detox sabe aprovechar a los bailarines, jugar con ellos, mantener y extender la marca que ha creado con su personaje y dejarnos a todos gagging. No bailó demasiado y no abusó de un escenario cargado porque sabe que no les hace falta para dominar el escenario y ponerlo bajo sus pies.

Detox Barcelona RuPaul

5. La actuación de Valentina.
Ni santa ni puta, que diría la Veneno. En el meet&greet más impasiva no pudo estar, quizá porque a ella lo que realmente le gusta es el escenario y dejarnos a todos patidifusos. Con un español bastante raro (expresiones en castellano que dices mmmm ¿hola qué tal?) y coreografías de Isabel Pantoja y Thalía a la altura de una reina tan controvertida y un vestido que era todo lo que podíamos esperar de un espectáculo así, se comió a todos al nombrar a todas las folklóricas de este país. Así que chica, en lo personal no, pero en la fantasía que entregas, COMPRO. Fijaos si compro, que cuando cantó a Isabel Pantoja una pareja delante mía se puso moñas a besarse y vivir la canción como si de la auténtica se tratara.

Por desgracia, me da que tendremos que esperar al año que viene para que las vuelvan a traer ya que su última fecha en Madrid es el fin de gira del Rupaul’s Drag Race Werq The World. Pero quien sabe… quizá Razzmatazz nos vuelva a sorprender trayéndonos de improviso a otra reina como hizo Algar y Soy Una Pringada con Sharon Needles.

HAPPY THANK YOU PLEASE MORE.

¿QUÉ OPINAS?